RSS

Archivo de la categoría: En recuerdo de la perrita Laika

La generación de los 50: La conquista del espacio

Correos presenta una nueva serie el 20 de octubre del 2016  dedicada a las generaciones, haciendo un recorrido por los grandes hitos de la reciente historia de la humanidad. Se inicia con los años 50, siendo los temas elegidos para esta primera hoja bloque  los Premios Nobel Severo Ochoa y Juan Ramón Jiménez, la televisión, la conquista del espacio y la Vespa y el Seiscientos.
Centrándome en la conquista del espacio, el tercero de los sellos recoge la imagen de un satélite artificial, el Sputnik 1, que se lanzó por primera vez al espacio en 1957, y, también, la de la perrita Laika, el primer ser vivo terrestre que viajó al espacio exterior.

 

Etiquetas: ,

En recuerdo de la perrita Laika

Laika (en ruso Лайка, ‘que ladra’), n. 1954 – 3 de noviembre de 1957) fue una perra espacial soviética que se convirtió en el primer ser vivo terrestre en orbitar la Tierra. Lo hizo a bordo de la nave soviética Sputnik 2, el 3 de noviembre de 1957, un mes después de que el satélite Sputnik 1. También fue el primer animal que murió en órbita.

     

Como se sabía poco sobre los efectos que los vuelos espaciales podían producir sobre los seres vivos en el momento de la misión de Laika, y la tecnología de suborbita no se había desarrollado todavía, no había ninguna expectativa de que Laika sobreviviera. Algunos científicos creían que los humanos no podrían sobrevivir al lanzamiento o a las condiciones del espacio exterior, por eso los ingenieros de vuelos vieron a los vuelos de animales no humanos como los precursores necesarios para las misiones humanas. Laika, una perra callejera, originalmente llamada Kudryavka (en ruso: Кудрявка Poco Rizado), se sometió a entrenamiento con otros dos perros, y finalmente fue elegida como la tripulante de la nave espacial soviética Sputnik 2, que fue lanzada al espacio exterior el 3 de noviembre de 1957.

Al igual que otros animales en el espacio, Laika murió entre cinco y siete horas después del lanzamiento, bastante antes de lo planeado. La causa de su muerte, que no fue revelada sino hasta décadas después del vuelo (2002), fue, probablemente, una combinación del estrés sufrido y el sobrecalentamiento que, tal vez, fue ocasionado por una falla del sustentador de la central R-7, que forma parte del sistema térmico de la nave, al separarse de la carga útil. Aunque Laika no sobrevivió al viaje, su experiencia demostró que es posible que un organismo soporte las condiciones de microgravedad, abriendo así camino a la participación humana en vuelos espaciales, allanando el camino para los vuelos espaciales humanos y proporcionando a los científicos algunos de los primeros datos sobre cómo los organismos vivos reaccionan a los entornos de los vuelos espaciales. Tras Laika, la URSS envió al espacio 12 perros en el Sputnik 5 de los cuales 5 de ellos llegarían con vida de vuelta a la Tierra.

  

El 11 de abril de 2008, las autoridades rusas develaron un monumento a Laika. Este pequeño monumento en su honor fue construido cerca del centro de investigación militar en Moscú que preparó vuelo de Laika al espacio. Cuenta con un perro de pie en la parte superior de un cohete.

El sello de Hungría del 2007 muestra al Sputnik 1 y 2 con Laika:

Laika, es una raza de perros de Siberia, de talla mediana (de 40 a 50 cm de altura), y unos 25 Kg de peso. La palabra “Laika” es una voz rusa que significa “labrador”. Este tipo de perro, está muy extendido por Asia Septentrional, donde se emplea como auxiliar de caza. Es un perro valiente, y en las cacerías acosa  tanto a las piezas grandes como a las pequeñas. También se conoce como “perro de Siberia”. 

 

Etiquetas: